Las agencias de escorts se ponen de moda en Barcelona

Las escorts están ganando mucha popularidad en España y concretamente en Barcelona, que se ha convertido en el centro neurálgico del país gracias al buen trabajo de agencias como cristinassecrets.com. Es cierto que hay mucha gente que solo conoces a las escorts por la publicidad en Internet y la serie The Girlfriend Experience, pero parece que su éxito ha llegado para quedarse.

También hay un amplio sector de la sociedad que no sabe distinguir entre el trabajo que hacen las escorts y la prostitución. España es un país con una gran tradición putera y hay marcar una serie de líneas rojas para comprender la diferencia entre ambas actividades.

Las escorts no son prostitutas

De las más de 2.000 prostitutas que cada año localizan los Mossos d’Esquadra en Cataluña, cerca de un 90% ejercen obligadas por sus proxenetas. A pesar de este dato, las denuncias contra los grupos criminales que hay detrás no llegan a la cincuentena. De hecho, el jefe de área central de crimen organizado de la policía catalana, Antoni Rodríguez, ha detallado que hay “muchas más mujeres explotadas” pero que es imposible localizarlas porque están en pisos donde se ejerce la prostitución y que no denuncian por miedo. La mayoría de las prostitutas que están en calles, carreteras o locales y vienen de países del este, sobre todo Rumanía, y en menor medida del continente africano. Por ahora los Mossos controlan unos 180 establecimientos donde se ejerce la prostitución en Cataluña.

A pesar de que los Mossos d’Esquadra sólo reciben una media de cuatro denuncias al mes, cada año detectan cerca de 2.000 mujeres que ejercen la prostitución. De estas, la gran mayoría lo hacen obligadas. Aún así la policía hace más de un centenar de detenciones anuales relacionadas con redes de explotación sexual. Un trabajo complicado tal y cómo reconoce Rodríguez, puesto que para detener hacen falta indicios, y las organizaciones buscan la forma de no evitar dar. “En muchas de las inspecciones que hacemos no acabamos deteniendo, porque no tenemos indicios”, afirma Rodríguez.

Además de las mujeres que la policía localiza al año ejerciendo la prostitución, el inspector asegura que hay muchas más que viven explotadas en pisos. En estos casos todavía es más complicado porque no abren y, por lo tanto, la policía no puede actuar. Esta situación es habitual en chicas procedentes de China. De hecho, después de Europa del este y África, China es el principal país desde donde llegan más mujeres.

En cuanto a las redes que controlan la prostitución en carreteras, las dominantes son albanesas y búlgaras que se reparten el territorio desde hace muchos años y que dejan delimitadas sus zonas. En la ciudad en cambio el reparto es diferente. Las bandas chinas tienen una estructura que incluye peluquerías, centros de masaje y pisos mientras que la calle está controlada por redes albanesas, rumanas y de la África subsahariana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *